Blogia
tribunadeportiva

Peraza cabía en el equipo

Peraza cabía en el equipo

Por: Glauber García Lara

Dudar de la capacidad de los técnicos que trabajan en la selección nacional de béisbol es algo que está fuera de nuestro alcance, no sólo por el desconocimiento beisbolero que padecemos aquellos que no jugamos pelota, sino también por la falta de información exacta con respecto al equipo Cuba.

La nueva dirección del plantel que más aman los cubanos escogió a los 24 hombres que nos representarán en los venideros Juegos Olímpicos y, como siempre, se destapó la caja de Pandora.

Objetivamente debemos reconocer que tanto Elier Sánchez como Miguel Lahera parecían sobrados en el staff de pitcheo criollo. Yoandy Garlobo decidió su suerte por no tener una posición defensiva definida, además de pifiar a la hora clave en Harlem, y Osmani Urrutia simplemente no cabía entre tantos jardineros de calidad, es más, pienso que el puesto que ocupó entre los 29 que hicieron el viaje era para Yoennis Céspedes.

El problema, como dice la canción, es más gordo, mucho más…
Como expresé al principio aún nadie conoce los motivos de la exclusión de Yosvani Peraza del equipo olímpico, no sabemos si fue por una lesión, bajo rendimiento u otra cosa.

Lo cierto es que el mejor receptor ofensivo del momento no estará en Beijing.

Después del torneo holandés me llamó la atención el caso de Peraza, Eriel y Meriño, nunca me percaté de cuál patrón comparativo tendrían los entrenadores para excluir al cuarto máscara.

Peraza y Eriel sólo fueron tres veces al cajón de bateo, ninguno de los dos se embasó… y hasta ahí las clases.

Si no jugaron más entonces tendrían que remontarse al Huelga in Memoriam efectuado antes de la gira preparatoria.

Allí el Gordo no terminó líder en average por un turno oficial al bate, aunque fue segundo en cuadrangulares y empujadas, casi nada.

Aun así creo que el “Huelga” no es un medidor confiable, entonces tendrían que tomar en cuenta los resultados de la 47 Serie Nacional.

De tan sólo ver los registros de Peraza entran escalofríos. Para no abundar en ellos recuerdo que sus 37 bases in-tencionales y 25 jonrones constituyen récores, el primero absoluto y el segundo para receptores.

Ningún otro enmascarado de Cuba fue mejor con el madero que Yosvani Peraza en este 2007, y eso lo sabe hasta el que no sabe de pelota.

Tampoco cuestiono la calidad de Pestano, Meriño y Eriel ni sus merecimientos para vestir el uniforme de las cuatro letras, pero entiendo que eran ellos los que debían eliminarse y no Peraza, pues el Cuba no se hace por plantilla sino por el rendimiento en el terreno de juego, y con el mayor respeto repito que ninguno fue mejor que el pinareño.

Se esgrime el criterio de que Eriel también puede jugar la inicial ¿lo hará bien? ¿No creen que a pesar de sus carencias Garlobo es mejor primera base que Eriel?

Si fuéramos a ver los números de Eriel internacionalmente conoceríamos que desde el 2006 en seis eventos fue al bate en 19 oportunidades, con seis indiscutibles, un vuelacercas y tres remolques, en total promedió 315.

Meriño sólo estuvo en Sydney 2000 y el mundial de Taipei en el 2001, allí bateó para 333, producto de cuatro jits en 12 turnos, tres empujadas y cero jonrones.

De 2006 a la fecha Pestano batea para 287 en 146 veces al bate, con cinco cuadrangulares y 21 carreras impulsadas, destacándose principalmente en el Preolímpico de La Habana y la Copa Intercontinental, dos torneos de nivel inferior, los números que alcanzó en Atenas 2004 jamás se repitieron.

¿Es alguno de ellos mejor bateador que Peraza? Es una pregunta un tanto polémica. ¿Tiene alguno de ellos más poder que Peraza? Definitivamente no.

El equipo Cuba de Beijing no es de fuerza por así decirlo, puede hacer viajar la pelota pero no es un elenco jonronero, por eso hace falta Peraza, que además se embasa con facilidad.

A los Olímpicos irá Navas porque se necesita otro torpedero; apenas bateó en el “Huelga” y ni siquiera empuñó la madera en Holanda.

Irán 13 lanzadores de los cuales al menos cinco no verán acción de forma continua, es posible que no alcancen las seis entradas de actuación.

¿Por qué, entonces, no llevar a Peraza? ¿Qué más tiene que hacer el gordo para integrar el Cuba? ¿No se lo merece igual o más que muchos otros?

Ojalá conozcamos pronto las respuestas a estas preguntas.
Desde la más occidental de las provincias cubana no se dejará de apoyar al Cuba, eso nunca; y tampoco se dejará de apoyar a Peraza.

Confiamos en los técnicos y jugadores que buscarán el cuarto oro olímpico, calidad atlética y moral tienen de sobras, pero el gordo cabía aunque fuera por hueco más estrecho.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

David -

Excelente comentario, haz dicho lo q otros no quieren reconocer. Peraza es el mejor y es una pena q lo dejen fuera. Valiente comentario.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres